Caricias

Reconocernos mutuamente.
Hay un misterio entre nuestras manos que muchas veces nos pasa desapercibido por no tomarnos el tiempo para contactar con él. El misterio de la vida, de la muerte, de la realidad de lo que nos rodea, del sueño, del amor… del sentido de la existencia. Penetrante, intangible, certero, delicado…

Tomarnos tiempo para sentirnos es un acto de amor. Dedicar nuestra atención a ser, a comunicar, a compartir, a escucharnos, a tocarnos, a contemplarnos, nos ayuda a abrir el corazón.

Nuestra capacidad de reconocernos mutuamente es uno de nuestros más preciosos tesoros.

Copyright © 2017 Esteban Andrés Galliera Elizalde.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Acompañamiento, Alegría, Anitya, Compromiso social, Congruencia, Contacto, Corazón, Cuerpo, Emociones, Empatía, Meditación, Mindfulness, Presencia, Respirar, Responsabilidad, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s